Portada » Cultura y patrimonio » Arquitectura

Arquitectura

· Arquitectura militar

En su mayor parte son construcciones de origen medieval. Son de tipología variada variando desde ciudadelas (Cedrillas), a torres defensivas (Ababuj), a murallas urbanas (Monteagudo) o a castillos roqueros (Aguilar del Alfambra). Pero también hay vestigios de época contemporánea, como las fortificaciones de Camarillas reformadas durante las guerras carlistas o las defensas construidas durante la Guerra Civil (1936-1939).

Torre Vieja de Ababuj

Castillo de Cedrillas

Castillo de la Peña de Aguilar del Alfambra

Castillo de Camarillas

Murallas y puerta de las Eras en Monteagudo del CastilloA

· Arquitectura religiosa

Los diez municipios del Alto Alfambra cuentan con un gran número de edificios religiosos monumentales, tanto iglesias parroquiales como ermitas que ayudaban a referenciar el territorio desde un punto de vista espiritual, y que se completaba con otros hitos menores como los peirones y cruceros.

Este conjunto arquitectónico abarca un amplio arco cronológico que se inicia en la Edad Media (los edificios en pie más antiguos datan del siglo XIV: la ermita de la Virgen del Campo de Camarillas y la de Santa Quiteria en Cedrillas) y alcanza hasta el siglo XVIII.

Iglesia de la Asunción de Galve

Iglesia de la Virgen del Castillo de Camarillas

Santuario de la Virgen del Campo de Camarillas

Ermita de la Magdalena de Gúdar

· Arquitectura civil

El patrimonio de arquitectura civil es vasto, y sus principales tipologías son las siguientes:

Los ayuntamientos tienen la peculiaridad de corresponder en su práctica totalidad a una tipología muy habitual en el sur de Aragón y persistente en el tiempo (desde el siglo XVI hasta el XIX), consistente en incluir un trinquete o lonja, que contribuye a realzar el carácter monumental de estos edificios.

Casa Consistorial de Jorcas

Casa Consistorial de El Pobo

Casa consistorial de Allepuz

Casas-palacio y casas solariegas: la abundancia y calidad de estas construcciones es excepcional, abarcando las distintas tipologías de la arquitectura palaciega aragonesa entre los siglos XVI y XVIII.

Casa Grande de Allepuz:

Casa Grande. Allepuz

Casa de los Barberanes de Camarillas

Puerta de la Casa de los Barberanes. Camarillas

  

Masadas: estos núcleos de hábitat disperso contribuían a articular el territorio según pautas de explotación agropecuaria del territorio y en lugares como en la val de Sollavientos (Allepuz) constituían un pueblo en sí mismo pero sin carácter jurídico. La belleza arquitectónica de las masadas se integra en lugares de destacada belleza paisajística.

Masía en Cedrillas

Majadas: son edificios muy extendidos y servían para recoger el ganado habitualmente en zonas alejadas de los núcleos habitados. Articulaban el territorio en función de las necesidades de las actividades ganaderas.

Majada en Jorcas

· Arquitectura del agua

Las obras de ingeniería son comunes y de singular relevancia etnológica. Destacan los azudes, balsas, molinos y acequias que formaban sistemas de regadíos, y otras con un menor número de ejemplares, pero muy relevantes en cuanto su factura monumental y funcionalidad, como el puente medieval de Galve y el acueducto medieval Camarillas.

Puente medieval de Galve

Puente medieval. Galve

Acueducto de Los Arcos de Camarillas

Los Arcos. Acueducto tardomedieval de Camarillas.

Las fuentes monumentales son abundantes y obedecen a una tipología común en el sur de Aragón, consistente en una construcción abovedada de medio punto hecha en sillar y cubierta a dos aguas. En ocasiones integran abrevaderos de igual factura y suelen ser de época moderna (siglos XVI a XVIII).

Fuente del Pino. Ababuj

Los molinos eran en su mayoría hábitats de carácter disperso y por lo que comparten ciertas semejanzas arquitectónicas con las masadas. Destacan tanto por su belleza arquitectónica, por su interés etnológico y por la belleza de los lugares en los que se encuentran: junto a cauces de agua y, por tanto, con una abundante vegetación.

Las neveras servían para disponer de hielo durante todo el año antes de la industrialización. Suelen consistir en grandes bóvedas y cúpulas subterráneas o semisubterráneas construidas con hiladas de mamposte. Destaca la de Camarillas.

Los lavaderos eran centros de socialización y suelen estar asociados a las fuentes monumentales. Destacan por su interés etnológico y en ocasiones arquitectónico.

· Arquitectura de piedra seca

Recientemente reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad el arte de construir con piedra seca que ha dejado una impronta en el paisaje del Alto Alfambra en forma de cerradas, bancales y pequeñas construcciones.

Cerradas en la val de Sollavientos. Allepuz