Portada » Actualidad » Cultura » Historia » UN ACCESO AL CASTILLO DE GÚDAR

UN ACCESO AL CASTILLO DE GÚDAR

LA PEÑA MAGDALENA, UN HISTÓRICO MIRADOR

La sierra de Gúdar reúne a los pueblos situados a mayor altitud de la península Ibérica. Algunos de ellos, por sus necesidades defensivas, están situados sobre escarpes elevados lo que les confiere -todavía más- esa sensación de estar cerca del cielo. Es el caso de Gúdar.

El pueblo está situado sobre La Cingla. En la solana de un collado. Entre la Peña de la Magdalena (1.629 m.) y la ladera del Pinarico, a los pies de la Peña Verna (1.756 m.). Colgado sobre el valle del Alfambra y el barranco que desemboca en la rambla de las Umbrías.

Como la proa de un barco, el espolón de la Peña de la Magdalena protege el caserío …

… y ofrece un espléndido mirador sobre el valle.

Cuando se entra en Gúdar por la carretera de Valdelinares se puede ver un peñasco macizo levantado sobre las casas. Es el cerro del Castillo.

Tomando la calle pavimentada con losas que pasa junto a una pista deportiva y sube por un Vía Crucis, se accede al cementerio y a la ermita de la Magdalena. Frente a este templo, separado por una zanja, se encuentra el emplazamiento del castillo en la parte de La Cingla que se levanta sobre el pueblo.

No se encontrarán murallas ni torre alguna en este castillo. Sin embargo, si se observa con atención, se aprecia que entre una y otro, hay un evidente foso de unos cuatro metros de profundidad y unos nueve metros de anchura con rebordes tallados verticalmente . Sería abierto con una doble función. Aislar el castillo para mejorar su defensa y proporcionar roca para construir los muros.

El castillo estaba localizado en un peñasco calizo con pequeños cantiles sobre los que se levantarían las murallas, hoy desaparecidas. Esta fortaleza dispondría de una superficie de unos 700 m cuadrados. El poblado se encontraría en el otro extremo del espolón.

Su origen es islámico, posiblemente su construcción date de los siglos XI o XII, a juzgar por los restos arqueológicos hallados. Es del periodo taifal. En esa época hay documentadas numerosas fortificaciones en la sierra de Gúdar y el Alto Alfambra que serían construidas por los comunidades islámicas durante prolongada inestabilidad que afectó a estos territorios, lo que ralentizó el avance de los reyes aragoneses.

Alfonso I conquistó Gúdar a los sarracenos en 1118 si bien fue recuperada por estos a su muerte. La definitiva incorporación al Reino de Aragón se produjo en 1169 por Alfonso II, quien donó el castillo y todas sus propiedades seis años más tarde al Monasterio de Montearagón. Esta institución religiosa lo entregó en 1182 a Jimeno, Egidio y Juan de Luna para que lo habitaran, aprovecharan y mantuvieran. Pocos años después pasaría a quedar bajo la influencia del Concejo de Teruel al que ya pertenecía en 1212.

La ermita de la Magdalena es una construcción levantada a finales del siglo XIV o principios del XV en la que quedan algunas trazas del gótico. Es probable que fuera levantada sobre los restos de una documentada iglesia del XIII. Este templo fue durante siglos la iglesia parroquial. El templo actual muestra diferentes fases constructivas. La parte más antigua es portada, con su arco de medio punto, y la zona de los pies …

… habiendo perdido, en opinión de los expertos, un cuerpo que estaría situado en el actual cementerio. La actual ermita de la Magdalena, de planta rectangular y de una única nave, es un edificio restaurado cuyo interior diáfano es de una gran belleza y sencillez.

El espolón de la Peña de la Magdalena es un mirador espléndido que atrae a los cada vez más numerosos visitantes que recibe el municipio de Gúdar.

El mirador y la ermita formaban un atractivo conjunto para el público que ascendía por el vía crucis para disfrutar del paisaje. Sin embargo, la ausencia de murallas dificultaban imaginar que, allí mismo, se encontraban los restos de un castillo de hace mil años. El profundo y ancho foso limitaban además el acceso al emplazamiento de la fortaleza.

El Ayuntamiento de Gúdar encargó un proyecto para la construcción de un puente de madera que permitiera superar este obstáculo y facilitar el paso a este enclave levantado sobre el pueblo e, igualmente, de un gran valor escénico. Y su financiación fue asumida por el Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra en el Plan de Actividades de su primer año de andadura.

Previamente a la construcción de los cimientos fueron realizadas una pequeña excavación arqueológica con supervisión por especialistas. En noviembre de 2018 fue instalada una pasarela de doce metros de longitud construida con madera de pino tratada.

Esta plataforma es también un magnífico mirador …

sobre el sistema de bancales de El Cabezuelo …

y la cabecera del valle del Alfambra ….

y sobre el barranco que se abre en la umbría de la Cingla …

… donde es común ver descansar y solearse a una población de buitre leonado.

El pasado 6 de diciembre se celebró el 900 Aniversario de la Incorporación de Gúdar al Reino de Aragón (1118-2018). En el acto, organizado por el Ayuntamiento de esta localidad, se realizó una recreación teatralizada de la rendición de Gúdar en la Peña de la Magdalena en la que participaron vecinos de esta localidad y la Asociación Batalla de Cutanda.

En la misma, llegaron hasta Gúdar unos emisarios cristianos que venían enviados por Alfonso I para solicitar a la guarnición musulmana que capitulara pues habían tomada ya otras localidades vecinas. Al negarse esta, los recién llegados mostraron a un prisionero de una de ellas y leyendo después las condiciones de la rendición. Los sarracenos de Gúdar aceptaron capitular. Gúdar se incorporó así al Reino de Aragón.

En dicha jornada se presentó un folleto conmemorativo de esta efemérides histórica …

Y se inauguró el puente de madera que da acceso al mirador del castillo, así como una placa conmemorativa del aniversario …

Esta pasarela ofrece a muchas personas una nueva perspectiva del núcleo urbano de Gúdar y no son pocas las que inmortalizan esas vivencias como fotografías …

El núcleo urbano de Gúdar tiene numerosos rincones muy atractivos que complementan a los espacios naturales y al patrimonio cultural que se reparte en su término municipal. La Peña Magdalena reúne un Vía Crucis, un punto de observación de estrellas, una ermita de origen medieval, los restos de un castillo y un espléndido mirador sobre el valle y los barrancos.

Pero nos gustaría añadir un valor menos reconocido: el botánico. La Cingla es el hábitat de una comunidad de plantas propias de las crestas calizas de la alta montaña mediterránea, muchas de ellas endémicas. Es un pequeño jardín botánico de especies autóctonas. Algunas tienen un gran interés ecológico, como la chaparra (o sabina negral) …

una alfombra que tapiza los prados abiertos entre las rocas.

O aquellas otras que crecen entre las grietas (saxifraga) o en las mismas crestas (aliagueta) …

o a la sabina albar, tan airosa, tan austera, que crece sobre el mismo cantil …

En tu próxima visita al Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra no dejes de acercarte a disfrutar del mirador del castillo de Gúdar en la Peña Magdalena.