UNA PLANTA DE LAS CIMAS DE LA SIERRA DEL POBO: ERODIUM CELTIBERICUM

Desde el año 2014 participamos como voluntarios en el proyecto Life/RESECOM ((http://www.liferesecom.ipe.csic.es/index2.php), coordinado por el Instituto Pirenaico de Ecología del CSIC. Hemos adoptado la planta Erodium celtibericum, en sus poblaciones y La Casilla de Cedrillas y el Puerto Cabigordo de Corbalán.
La colaboración entre voluntarios e investigadores, que ha sido frecuente a lo largo de los últimos 100 años, hoy se la llama: Ciencia Ciudadana. Los investigadores reciben datos de campo y los voluntarios además de hacer lo que nos gusta, observar la naturaleza, recibimos apoyo y formación para conocerla mejor; juntos hacemos Ciencia.
La primera tarea de esta actividad era conocer las características de la planta que íbamos a adoptar. En principio recurrimos a estudiar la bibliografía publicada, pero también nos han ayudado los investigadores que en los últimos años han trabajado con ella. En nuestro caso fueron: Carlos Fabregat y Silvia López, botánicos valencianos grandes conocedores de la flora turolense. Su ayuda ha sido fundamental para reconocer la planta y ubicar los transectos de seguimiento. También lo fue para establecer el mejor método que nos permite analizar cómo evoluciona.
Erodium celtibericum es un endemismo de la Cordillera Ibérica oriental que cuenta con muy pocas poblaciones conocidas. Su localidad clásica es el monte Peñagolosa, en Vistabella del Maestrazgo (Castellón), donde fue descrito por Cavanilles. En esta misma provincia se ha citado también en el monte de Cruces en Cortes de Arenoso. En Tarragona está citada en las localidades de La Mola de Colldejou, Montsagres d’Horta, Ports de Paüls y Alfara de Carles. La provincia que cuenta con más poblaciones conocidas es la de Teruel, donde se han citado un total de siete poblaciones: Sierra de Javalambre, Puerto de Cabigordo en Corbalán, Sierra de El Pobo en Escorihuela y Villar el Cobo, en la Sierra de Albarracin. En la provincia de Cuenca está citada en el Pico Pelado de Aliaguilla y representa la localidad más meridional conocida.
Está catalogada de interés especial, en el catálogo de especies amenazadas de Aragón (Decreto 49/1995, de 28 Marzo).
La planta siempre permanece todo el año con vástagos por encima del suelo en forma de almohadilla. Los tallos son leñosos. La flor se identifica con pétalos rosados o violáceo pálido, con venas de color purpúrea. El fruto tiene aspecto de “pico de cigüeña” y se agrupa en ramilletes. 
El hábitat conde vive corresponde al pastizal vivaz y tomillar que se instala en los claros del sabinar rastrero (chaparra), siempre en crestas y lomas venteadas, sobre suelos poco profundos en los que abundan las piedras angulares y lajas calizas, pedregales y afloramientos rocosos, en pendientes y orientaciones variables.

Como hábitat secundario, puede colonizar taludes y márgenes de pistas forestales, en pastizales vivaces algo nitrófilos, con matas rastreras, sobre suelos margosos-pedregosos compactos.

Las poblaciones de Erodium celtibericum, en las zonas estudiadas, constan mayoritariamente de ejemplares maduros y reproductores (63%), siendo menor la presencia de individuos en estado vegetativo (36%). Más difícil por su pequeño tamaño es la observación de plántulas.

Pero es frecuente la presencia de individuos muertos, que suponen el 1% de la población, adoptando un aspecto de leña quemada, que termina deshaciéndose como ceniza.

Las amenazas principales para esta especie están ligadas a la instalación de infraestructuras asociadas a la estación de esquí y sus posibles ampliaciones, también de parques eólicos o la ampliación de carreteras, al afectar directamente a los lugares de localización de la especie. No hemos de olvidar el transito de vehículos fuera de pista. La ganadería extensiva de ovino se ha reducido en estos páramos, sin que podamos hoy definir si ello supone la desaparición de la amenaza por sobrepastoreo o, por el contrario, la presencia de esta actividad pudiera facilitar el desarrollo de la especie.
Todos estos factores de amenaza antrópicos cobran más importancia por la estrategia vital de la especie, que se basa en la supervivencia de individuos maduros, pues tiene un muy bajo índice de reposición con nuevos ejemplares. En una planta con estas características es aún más importante que en otras evitar la muerte de los individuos establecidos.
Durante el primer año una vez ubicados los transectos en Puerto de Cabigordo de Corbalán, y Casilla de Cedrillas, procedimos a explorar a lo largo de la Sierra de El Pobo en altitudes superiores a los 1.400 m. comprobando la localización de las poblaciones citadas en la bibliografía y otras nuevas. Unas y otras están separadas por la orografía, localizándose en las crestas calcáreas, en orientación predominante S y NE, pero también W y NW allí donde la superficie calcárea se fractura por la falla de la Fosa del Alfambra, y donde el cierzo y el hielo fractura la roca generando canchales y un medio inhóspito donde Erodium celtibericum parece ser que no encuentra competencia.

A lo largo de la Sierra de El Pobo hemos comprobado su presencia a lo largo del CERRO MOTORRITA, elevación localizada al S del Barranco de Gayuboso.

También en CERRITO REDONDO, resultando curioso que no esté presente en ALTO CASILLA, y no vuelven a encontrarse nuevas plantas hasta la población de CASILLA DE CEDRILLAS. 

En dirección N no se localizan otras poblaciones hasta las crestas de la sierra de El Pobo, en los términos municipales de Escorihuela y El Pobo: CERRO ATALAYA, HOYALTAS y SIERRA ALTA. En esta última población la planta se desarrolla en una una zona de suelo compacto con una densa población de herbáceas. 
Sobre las poblaciones de Erodium celtibericum en la Sierra de El Pobo se puede concluir:
· Altitud superior a los 1600 m.s.n.m.
· Se ubican principalmente en suelo muy removido. Ello se genera sobre todo en la ladera W fracturada por la falla del Alfambra y azotada por el cierzo y el hielo, lo que genera canchales.
· En general el núcleo de la población se concentra en la parte S del cerro elevado, rodeándolo y ascendiendo hasta la cima, tanto en su ladera E como la W, y luego siguiendo la cresta se extiende longitudinalmente hacia el N.
· En todos los casos, pese a nuestra falta de formación botánica y a falta de confirmación, nos atrevemos a afirmar que se localiza en comunidades donde es acompañada de: Thymus godayanus, Erinacea anthyllis, Anthyllis vulneraria, Paronchya kapela, Sedum album, Potentilla cinerea, Carex humilis, Festuca hyztrix, Koeleria vallesiana, Helianthemum apenninum, Helianthemum canum Odontitis longiflora.
En relación a los cinco transectos que controlamos desde el año 2014, mediante trazados lineales de 50 metros …

… en los que a intervalos de 50 cm. estudiamos e identificamos a nivel de individuo las poblaciones localizadas dentro de un cuadrado de 50 cm. de lado.

Durante los años 2016 y 2017, en ambos casos, durante los meses de junio, julio y agosto hubo sucesivas olas de calor y ausencia de lluvias, que se prolongaron hasta finales de agosto. Esto acrecentó la sequía de las tres estaciones previas arrastrada de los años anteriores. Durante el verano solamente se recibió precipitación desde las extensas nieblas que se concentraban algunos días en los altos y generaban el efecto de lluvia horizontal, al condensarse en árboles y plantas. Se dieron también algunas escasas tormentas, sin que nos consten grandes precipitaciones de granizo, como sí hubo en el año 2016. Este año, en el momento de realizar los transectos,  detectamos una gran marchitación de plantas. En el siguiente se produjo la muerte de esas plantas.

Esta observación nos permite valorar la capacidad de recuperación tras esta situación de estrés y hemos comprobado que, en efecto, aquella marchitez ha generado mortandad. Por ello nos atrevemos a sugerir que las precipitaciones de granizo, al golpear y helar las partes tiernas de las plantas, las dañan al sorprenderlas sin haber desarrollado mecanismos de protección frente al hielo y al frío. En cuanto a la abundancia de flor y fruto venimos observando que en los transectos 1, 2 y 5, estos son escasos, no así en los transectos 3 y 4. Sobre todo el transecto 2, en parte también el 1, se ubican en una zona extrema, muy venteada y donde el frío ve intensificado por el viento.

No hemos observado que la explosicón demográfica de la cabra montés (Capra pyrenaica hispanica) incida negativamente en estas plantas.
Tenemos pendiente la observación de insectos que acompañan a las poblaciones de Erodium celtibericum. Su presencia puede ser favorable, ayudando a la polinización de la planta, o causante de herbivorismo al alimentarse de sus hojas. En estos años hemos comprobado en alguna visita estival realizada la presencia de la mariposa Aricia morronensis en el sector de los transectos 3 y 4, así como en los transectos 1 y 2, donde en el mes de agosto se llegaron a detectar hasta doce individuos. Esta mariposa utiliza como planta nodriza a plantas del género Erodium. Hasta la fecha sólo estaba citada en el Portillo de Guadalaviar, en Erodium glandulosum y en Penyagolosa en Erodium celtibericum.
El seguimiento individualizado de cada ejemplar nos ha permitido hacer un seguimiento de su demografía. Plantas que hemos conocido el momento en que aparecieron como plántulas y su evolución, algunas murieron al siguiente año, otras continúan creciendo. O plantas adultas que una año comienzan adquirir un aspecto marchito y que encontramos muertas al siguiente.

Acompañamos una tabla con un resumen de los datos de los últimos cuatro años: 

Es pronto para ofrecer conclusiones pero nuestro compromiso de continuar con las observaciones durante diez años nos ofrecerá la oportunidad de conocer la demografía y vida de la planta. 
Ángel Marco 

WP RSS Plugin on WordPress